Cólico del lactante: nuestros trucos para aliviarlo

Se habla de cólico del lactante cuando un bebé de menos de tres meses de vida llora mucho, generalmente por la tarde y su llanto no cesa al alimentarle, al cogerle en brazos o taparle. Suele iniciar hacia la segunda o tercera semana de vida alcanzando el pico más alto sobre la sexta semana, cuando el bebé puede llegar a llorar hasta tres horas seguidas, al menos tres días a la semana.

El pequeño Tomás tiene 2 meses y medio y llevamos más de un mes con cólico.

La pediatra y la matrona nos habían aconsejado, sin estar muy convencidas («podéis probar…») probióticos, y de hecho su efecto ha sido prácticamente nulo.

Comparto aquí algunos truquillos que le están ayudando a aliviar esos dolores.

 

Precio: Producto no disponible
En primer lugar, le alivia estar en brazos en posición vertical, mientras paseamos. En casa estamos usando un portabebé que favorece el contacto y nos permite cansarnos menos. Este modelo es apto también para verano porque reduce la sensación de calor.

 

La bañera anticólicos también está siendo de gran ayuda. Al usarla inmediatamente después del primer episodio de llanto, consigue calmarlo.

 

 

 

 

Después del bañito, le damos un masaje en el sentido de las agujas del reloj en la barriguita. Contiene aceites esenciales de manzanilla y cardamomo. Es 100% natural.

 

 

Este saquito se calienta durante 30 segundos en el microondas y se pone en la barriguita. Contiene semillas trigo y flores de lavanda. Es un producto ecológico y artesanal.

 

 

Se ha transformado en nuestro as en la manga en los días en los cuales los dolores son más intensos. El sonido costante y no demasiado fuerte del robot aspirador le ayuda a relajarse y dormirse. Ya estabamos muy contentos con la compra (nos ahorra muchísimo trabajo en casa) y, desde que, por casualidad, descubrimos este efecto, estamos encantados.