Reseña: «La bruja Brunilda y el pequeño dragón»

La bruja Brunilda y el pequeño dragón
Valerie Thomas (Autora), Korky Paul (Ilustrador)
Editorial Blume

+4 años

Como todas las noches, a medianoche en punto, la bruja Brunilda, como todas las brujas, tras haberse cepillado los dientes, lavado la cara y puesto el camisón, se mete en la cama.

Enseguida se duerme, con ronquidos incluidos. El gato Bruno, cómodamente acurrucado en una cesta a los pies de la cama, ya lleva un buen rato durmiendo y soñando.
Pero de repente el sueño de Bruno se ve interrumpido por un ruido que proviene del jardín.
Cuando el gato se asoma a la gatera, se encuentra con dos grandes ojos verdes y…¡la nariz de un dragón!
Bueno, en realidad se trata de un bebé dragón, con pinchos, alas, una cola muy larga y…muchas ganas de jugar.
Pero para el pequeño dragón no es nada fácil moverse por el salón de casa de Brunilda sin hacer caer nada, repleto como está de objetos de todo tipo. Con
tanto estruendo, Brunilda también se despierta y, preocupada por la presencia de un dragón que puede quemar su casa, decide ayudarle a buscar a su mamá.

Con un poco de magia y mucha astucia, la bruja Brunilda consigue atraer a la mamá dragón hasta el tejado de su casa, donde la estaba esperando su bebé.

¿Podrán por fin Brunilda y Bruno descansar un poco?

La bruja Brunilda es la protagonista de una entera colección escrita por la profesora y escritora australiana Valeria Thomas, colección que ha vendido más de 5 millones de ejemplares en todo el mundo.
Brunilda siempre se ve envuelta en situaciones desternillantes y su varita mágica solo en pocas ocasiones le es de ayuda, ya que la mayoría de las veces sus hechizos tienen consecuencias inesperadas.
En esta aventura a la pareja formada por Brunilda y su gato Bruno se suma un tercer personaje: un pequeño dragón de ojos verdes, larga cola y una nariz de la que sale humo. Tierno como todos los bebés y peligroso como todos los dragones.
Sus historias resultan muy divertidas para el público infantil sobre todo por el factor sorpresa siempre presente y por las ilustraciones de alto peso narrativo, repletas de detalles y que enfatizan el humor de la obra.
Por ejemplo, es muy gracioso ver cómo ha sido representada la relación entre el pobre Bruno, asustado por la presencia de un dragón, y un entusiasta bebé dragón que no controla su fuerza y su fuego.
El ilustrador Korky Paul, nacido en Zimbaue, tras experiencias laborales en Sudáfrica y Grecia, llegó a EEUU, donde se ha convertido en una figura muy reconocida en el mundo de la literatura infantil.

Una curiosidad: las guardas han sido ilustradas, con ceras de colores sobre fondo negro, por una niña y un niño de 10 años y representan a Brunilda, su gato Bruno y los dos dragones. Un bonito detalle que seguramente animará también a nuestr@s peques a dibujar los protagonistas de esta historia.

Esta colección de cuentos es perfecta para ofrecer a l@s niñ@s la imagen de una bruja que no da miedo, a la cual las cosas no siempre le salen bien a la primera pero que no por eso se da por vencida. Brunilda siempre está llena de buenas intenciones y nunca se le olvida sonreír, incluso en las dificultades. Aunque su casa es un poco caótica y llena de animalitos raros, es el lugar al que le encanta volver tras vivir miles alocadas aventuras.
Si te gusta y quieres comprarlo online en una web de confianza, lo encuentras AQUÍ.

29 opiniones en “Reseña: «La bruja Brunilda y el pequeño dragón»”

Comentarios cerrados.