Reseña: «Oso Cazamariposas»

Oso cazamariposas
Susanna Isern (Autora), Marjorie Pourchet (Ilustradora)
OQO editora

+3 años

Oso vivía en el bosque.
Lo que más le gustaba era pasear, dormir la siesta junto al lago y coleccionar cosas que encontraba entre los árboles.
Un día apareció un cazamariposas en lo alto de una rama.
—¿Qué podría hacer con esto?- se preguntó Oso.

No solo los lobos tienen muy mala fama en los cuentos. También los osos.

El protagonista de esta historia nos demuestra que no por tener un gran hocico y tener dientes afilados, hay que ser agresivo.
De hecho a nuestro oso le encantaba echarse siestecitas a la orilla del lago, pasear por el bosque y coleccionar objetos que encontraba durante sus paseos.
Cuando encontró un cazamariposas no pensó ni por un momento en empezar a coleccionar mariposas ni en añadirlas a su dieta.
Ese objeto, fabricado por el hombre con fines muy poco nobles, en las patas de oso se vuelve un instrumento de salvación para las pobres mariposas caídas al lago.
A partir de ese momento, y sin esperar nada a cambio, Oso se dedica a salvar mariposas, ofreciendo generosamente también su narizota para que pudieran secar rápido sus alas y volver a volar.
Hasta que un día el encuentro con una mariposa de enormes alas, Blanca, llevó a su vida lo que faltaba: alguien con quien compartir los momentos felices.
Este cuento, en palabras de su Autora, nació de un episodio muy dulce cuyo protagonista es su hijo mayor: “Una tarde de verano, cuando mi hijo mayor tenía tres años, me contó que había rescatado una mariposa del mar y que la había puesto sobre una roca para que se le secaran las alas. Me pareció muy tierno y enseguida nació una historia en mi cabeza”. Y el cuento consigue mantener toda la ternura de la generosidad y la empatía de un niño.
Un libro sobre la bondad, la generosidad desinteresada. Y el nacimiento de una amistad entre dos seres que parecen no tener mucho en común y que al final se volverán indispensables el uno para el otro. Blanca lo rescatará no solo de las aguas del lago, sino también de su soledad.

Pasaban mucho tiempo juntos.
A ella le encantaba hacerle cosquillas en las orejas y jugar al escondite.
A él le gustaba contarle historias secretas del bosque  y soplarle suavemente en las antenas.

Una amistad muy especial de esas en las cuales la mayor alegría es pasar tiempo juntos.
Y la generosidad de Oso se ve recompensada cuando, encontrándose en peligro, todas las mariposas que había salvado hasta aquel momento se unieron y lo levantaron como si fuera una pluma.

Preciosas las ilustraciones, realizadas con técnicas de impresión y collage y que dan detalles que complementan la historia: el alternarse de las estaciones a través del color de las hojas que va cambiando a medida que vamos avanzando entre las páginas del libro.

Si te gusta y quieres comprarlo online en una web de confianza, lo encuentras AQUÍ.