Anna Laura juega con…los monstruos comemiedos

He descubierto por casualidad estos peluches comemiedos y nos están siendo de gran utilidad.

Representan unos pequeños monstruos achuchables, con caritas graciosas y colores vivos, cuya boca es una cremallera.
En el momento de irse a la cama, o incluso durante el día, los Sorgenfresser ayudan a los niños a expresar sus miedos y preocupaciones.
L@s peques sólo tienen que escribir o dibujar en un papelito lo que les dá miedo, insertar el papelito en la boca del peluche y cerrar la cremallera.

http://amzn.to/28Wi5Yq
Está claro que esto no soluciona el problema, pero es un primer paso para
sentirse mejor: el miedo o la preocupación está bien atrapado en la barriga del Sorgenfresser. El monstruo comemiedo podrá alimentarse de lo que les asusta o de sus preocupaciones de una forma simbólica.
Cuando los padres encuentran un dibujo o un escrito en la boca del Sorgenfresser, tienen una oportunidad para hablar con su hijo y ayudarle con sus problemas.
Así que es perfecto no solo para niñ@s que tienen miedo sino para cualquier niñ@ al cual le cueste expresar sus preocupaciones, por ejemplo, por timidez.Los hay en distintos formatos: llavero (que mide aproximadamente unos 7 cm de alto), mini (aproximadamente unos 14 cm de alto) y normal (aproximadamente unos 26 cm de alto).
http://amzn.to/292PBS6
Hay ya más de 20 modelos diferentes; cada monstruito tiene un nombre, una personalidad bien definida y una habilidad.
Por ejemplo, Rumpel es capaz de hacer transformar las preocupaciones en brochetas, a Frula le encanta divertirse y Ernst es especialista en tragarse los dolores de cabeza.
 Todos tienen el mismo objetivo: guardar todas las preocupaciones y miedos para proteger al niño/a hasta que esté preparado para enfrentarse a ellos.
Lo mejor es enseñar al destinatario por lo menos la foto de su futuro peluche comemiedo para que elija el que más le guste.
Para una amiguita de Anna Laura, que adora los piratas, hemos elegido Flint, el pirata de las preocupaciones y a otro amiguito hemos regalado Biff, que «tiene tres orejas para descubrir los temores cuando se acercan sigilosamente. Y entonces… se los zampa antes de que te molesten«.
http://amzn.to/28WgfGR

Y el que más le ha llamado la atención a Anna Laura ha sido el pequeño Saggo que, de vez en cuando, duerme con nosotras.

Me parecen un buen recurso para acompañar a l@s niñ@s, sobre todo a partir de 3 años, que a veces necesitan un pequeño empujón para expresar lo que sienten.

En el blog tenemos también una selección de cuentos para ayudar a l@s peques a enfrentar y superar los miedos y otras sobre emociones, el complemento perfecto para estos peluches, ya que tienen en común el objetivo de fomentar el diálogo entre niñ@ y adult@.
 

3 opiniones en “Anna Laura juega con…los monstruos comemiedos”

Comentarios cerrados.